D.O. RIBERA DEL DUERO

Bodega Torre de Anguix

Imprimir

images

 

Bodega Torres de Anguix ha sabido aunar paciencia, tecnología y tradición para generar unos caldos de solera que dan prestigio a la bodega ubicada en el término municipal de Anguix (Burgos), lugar donde se cultiva desde hace generaciones una de las uvas más preciadas por los bodegueros de la zona para la elaboración de sus vinos más emblemáticos. El trabajo de la familia Rubio sobre esta tierra comenzó en el año 1751, el cariño y el buen hacer aprendido a lo largo del tiempo fueron fundamentales para dar forma a un proyecto ambicioso que hoy controla más de 100 hectáreas de viñedo propio (con edades comprendidas desde los ocho a más de cien años).

En Anguix, el viñedo y la calidad han ido creciendo con el paso de los años, por ello a finales de los noventa la familia emprendió un proyecto encaminado a establecer una nueva bodega, con ella y gracias a la incorporación de Pedro Antonio Elena como director técnico, Torres de Anguix dio un paso muy importante para su futuro que le llevó a cosechar reconocimientos dentro y fuera de nuestras fronteras.

Pese al paso de los años y la modernización de los procesos de producción y elaboración, la base de la bodega sigue estando marcada por los patrones tradicionales que definen la personalidad y la calidad de los caldos de la Ribera del Duero. No obstante, y sin dejar de lado sus raíces, Torres de Anguix aplica también la tecnología más moderna, apostando por la evolución de prototipos en maquinaria vinícola de todo el mundo (prensas, depósitos, elementos de remonta, etc. ), desarrollados con el fin de mejorar las técnicas de vinificación respetando al máximo las costumbres de la tierra. Además, la bodega posee un departamento de I+D que ayuda, con sus investigaciones y análisis de las últimas tendencias, a elaborar un vino mejor y más redondo. Actualmente la bodega elabora seis marcas: Torres de Anguix, T D’Anguix, R D’Anguix, Real de Anguix, Gallery 101 y D’ Anguix (un vino de autor de alta expresión, muy exclusivo, que ha madurado durante 24 meses en barrica de roble francés cien por cien nueva).

Otro de los aspectos destacados de la bodega es el edificio, que se ordena en torno a un patio central en forma de U. La nave de elaboración tiene capacidad para recibir y tratar más de un millón de kilos de uva por vendimia, mientras que las torres, que dan nombre a la Bodega, confieren un mayor empaque al edificio. En ellas, podemos encontrar además de las oficinas, salas de reuniones y una pequeña tienda-exposición, zonas dedicadas a recepción de invitados, así como otras en las que se pueden celebrar eventos y reuniones sociales, salas de cata, etc... Unas dependencias que serán disfrutadas especialmente por los socios del Club de Vino, iniciativa constituida recientemente por la bodega cuya finalidad es acercar a la gente al mundo del vino a través de la firma burgalesa.


Torres Anguix they have managed to combine patience, technology and tradition to create some of the best blending stock wines (soleras), and gain prestige for this vineyard in Burgos. For generations they have cultivated one of the most appreciated varieties of grape, used in the elaboration of the region’s emblematic wines. The Rubio family began working these lands in 1751, the care and good practices they developed were fundamental for the ambitious project that today accounts for 108 hectares of vineyard property (with vines aged from eight to over a 100 years old).
Both Anguix and the vineyards have grown over the years, the quality of their wines have also improved. So in the late nineties the family began a project to establish a new vineyard. With the collaboration of Pedro Antonio Elena as technical director, Torres Anguix took an important step into the future, that would lead them to obtain recognition within and outside our borders.
Despite the passing years, the modernization of the production and elaboration processes, the vineyard is still identified by the traditional models, that define the personality and quality of the wines of the Ribera del Duero, without ever forgetting their origins. Torres Anguix applies the latest technology, with a firm belief in machinery prototypes, for wine production (presses, vats, pumping over devices etc.) Everything is done to improve wine making techniques, but with maximum consideration for the customs of the land. In addition, the vineyard has an R & D department, that uses research and analysis of recent trends, to elaborate better and more rounded wines. Currently the vineyard produces
six brands: Torres de Anguix, TD’Anguix, RD’Anguix, Real de Anguix, Gallery 101 and D’Anguix (an exclusive, author created wine, which has matured for 24 months in new French oak barrels).
Another highlight of the vineyard is the building itself, which is arranged around a central courtyard in the form of a U. Centrepiece is a warehouse with a processing capacity of more than one million kilos of grapes per harvest. The twin towers or torres, that the vineyard is named after, confer a sense of balance to the complex. In the towers we find, besides offices; meeting rooms, a small shop, exhibition and reception areas, and space to hold reunions, social events, wine tasting etc. Some areas are specially designated for members of the Wine Club, a recently established initiative of the company, which aims to bring people and the world of wine together through the vineyard Torres Anguix.