D.O. TORO

Bodegas y Pagos de Matarredonda

E-mail Imprimir PDF

images

 

 

En la comarca zamorana de Toro y al abrigo y amparo del siempre vigilante Duero se encuentran los viñedos centenarios de Pagos de Matarredonda. Aquellos que han dado renombre a un vino de reciente creación que se ha apoyado en la sabiduría de la zona para aunar tradición y la más alta tecnología para la elaboración de un gran vino. La uva Tinta de Toro da color y presencia a los caldos que se registran bajo el mismo nombre en la Denominación de Origen. La materia prima en este caso se transforma para crear las dos variedades con las que cuenta Pagos de Matarredonda. Por un lado está el Libranza, que surge tras madurar durante 14 meses en barrica bordelesa de roble francés “Allier” y un año de redondeo en botella, un vino elegante que mantiene el tono violáceo y ensambla con naturalidad el carácter afrutado, propio de la variedad Tinta de Toro, con los matices del roble. Por otro lado está el hijo más joven de la casa, Juan Rojo, se trata de un vino más fresco que se mantiene 8 meses en barrica bordelesa y un mínimo de 12 meses de redondeo en botella. Su color es cereza intenso con ribeteados en tonos morados y un perfecto ensamblaje entre los taninos maduros de la fruta y los de la madera.

Con estos dos grandes vinos en el mercado, Pagos de Matarredonda ha conseguido alcanzar el objetivo que se marcó cuando nació la bodega: la calidad. Buena prueba de ello es la gran acogida que sus caldos han tenido entre la crítica, expertos nacionales e internacionales se han desecho en elogios para el vino de la tierra zamorana, entre ellos el reconocido Robert Parker que en varias ocasiones los ha puntuado con una nota superior a 90. Puede que a ello se deba en parte la comercialización, centrada en la exportación al extranjero donde va dirigida la mayor parte de su producción.

En la actualidad la bodega cuenta con capacidad suficiente para elaborar 100.000 litros de vino, pero por el momento prefieren ir poco a poco aseguran para no dejar de lado el criterio de calidad, por ello la producción ronda una media de 70.000 botellas anuales. Además de sus instalaciones, si de algo están orgullosos en Pagos de Matarredonda es de sus viñedos. La comarca se libró en el siglo XIX de la temida filoxera y hoy sus cepas brindan una uva con carácter, rotunda, de profundo color magenta, intensa como el sol de esta tierra y con la riqueza de unos pagos centenarios, la media de edad de los viñedos de la bodega ronda los 70 años y su antigüedad es una de la bases de la expresividad del vino. La técnica que emplea la bodega en el proceso de vinificación también es fundamental. La selección manual de la uva en el viñedo y posteriormente en bodega son la base de un proceso en el que se controla con especial atención las variables naturales de la fermentación, para que sin necesidad de procesos añadidos el vino adquiera por si mismo cualidades que más tarde se potenciarán con el transcurso del tiempo.

 

The centenary vineyards of Pagos de Matarredonda are located in the region of Zamorra, by the river Duero, under the ‘Denominación de Origen Toro’. Those who have given fame to this newly created wine, have relied on the wisdom of the area with the latest technology, to produce an excellent wine. The grape Tinta de Toro gives colour and presence to the wines, and the name to the ‘Designación de Origen’. The raw material, in this case, is processed to create the two varieties of wine commercialised by Pagos Matarredonda. One is the renowned Libranza, aged for 14 months, in the larger Bordeaux type of barrels, of French, Allier oak, and rounded-off by a year in bottle. An elegant wine which maintains the purple tone and the naturally fruity character, typical of the Tinta de Toro variety, with traces of oak. The other is the youngest product of the vineyard, Juan Rojo, this is a fresher tasting wine, aged for 8 months in barrel and a minimum of 12 months rounding-off in bottle. It has an intense cherry colour with shades of purple and a perfect balance between
the tannins of the ripe fruit and the wood.

With these two wines on the market, Pagos de Matarredonda has achieved the objective they marked when they established the vineyard: Produce quality wine. The proof is in the way their wines have been received by critics and national and international experts. Including praise for the wine growing lands of Zamora. The renowned wine expert, Robert Parker has repeatedly awarded the wines over 90 points. This may be the reason its marketing is focused on export, where most of the production is destined.

Today the vineyard has the capacity to produce 100,000 litres of wine, but the criteria is to limit production to ensure quality. As a result annual production is limited to 70,000 bottles. Pagos de Matarredonda are proud of their modern installations, but more so, of the vineyards. In the nineteenth century the region was relatively unaffected by the dreaded phylloxera, and today, their vines continue to produce excellent fruits. The average age of the plantations are around 70 years. This is one of the bases for the expressiveness of the wine. The methods used in the production process are also crucial, including manual selection of grapes before processing, and paying special attention to the fermentation. All this, to enable the wine to develop its distinguishing qualities that will later be enhanced with the years.

 

Castilla y León es vida

No se olvide de...

Enlaces

Alimentación

Nuevos municipios incorporados

Más vistas

Tags

Rutas Turismo Ocio País Vasco Diversión Vino Alegría Navarra relax Vacaciones. Castilla León Localidades Pueblos Paisajes Madrid Playa Senderismo Montaña. Cáceres Rafting Footing. Gastronomía Comida Bebida Vinos Libros Lectura Tranquilidad. Aragón Agua