D.O.CIGALES, RIBERA DEL DUERO, TORO, RUEDA Y V.T. CASTILLA Y LEÓN

Bodegas Frutos Villar

E-mail Imprimir PDF

images

 

 

Si hay algo que caracteriza a Bodegas Frutos Villar es el constante desarrollo de su actividad a lo largo de los años. La tradición y el esfuerzo avala a una familia que comenzó a comercializar con vino a principios del siglo pasado y que encontró el éxito en los años veinte con su caldo Muruve, elaborado en la por aquel entonces recién estrenada bodega. Los años posteriores supusieron un crecimiento considerable de los vinos de Frutos Villar que sirvió para dar a conocer la marca más allá de las fronteras de la localidad. Comenzaba entonces una revolución de progreso en el mundo del vino castellanoleonés y uno de los impulsores del cambio tenía nombre propio. Frutos Villar se anticipó a la creación de las Denominaciones de Origen gracias a su idea constante de expansión. Poseer la esencia de cada tierra y plasmarla en caldos con identidad propia era la obsesión de una familia que en 1964 abrió una nueva puerta en su progresión. Ese año la sede de Frutos Villar se trasladó a Cigales donde se inauguraron nuevas instalaciones que no mermaron la actividad en Toro. La diversificación de los vinos ya estaba en marcha y con ella llegó Viña Calderona, convertida hoy en día en la empresa líder en esta Denominación con más de 105 hectáreas de viñedo viejo plantadas con la variedad Tempranillo (Tinto Fino).

Los éxitos cosechados tanto en Toro como en Cigales acercaron a la familia Frutos Villar a la consolidación, adquiriendo en 1988 una bodega en Ribera del Duero: Bodegas Santa Eulalia. Dos años después, en 1990, Frutos Villar se sumergió también en la D.O. Rueda. El objetivo inicial de abarcar distintas denominaciones de Castilla y León ya era una realidad, pero además, estas acciones siempre se han sucedido sin dejar de producir grandes vinos de viñedos propios no acogidos a ninguna Denominación.

Un buen ejemplo de ello es Don Frutos, una finca de donde se obtienen dos grandes vinos: un tinto, fresco, intenso y muy equilibrado, de variedad Tempranillo con Cabernet Sauvignon, y un blanco de variedad Verdejo ensamblado.

En la actualidad cuentan con más de 300 hectáreas de producción propia repartidas entre Ribera de Duero, Toro, Cigales y Vinos de la Tierra, siendo la producción media anual del grupo de unos 3.200.000 kilos. En lo que respecta a facturación, el Grupo Frutos Villar ha evolucionado en los últimos años hacia un mayor porcentaje de ventas en los mercados exteriores, con una proporción del 25% sobre el total. Datos que no son de extrañar si tenemos en cuenta que la trayectoria de este grupo ha estado ligada a lo largo de toda su historia a la expansión, y tras calar hondo en el mercado nacional, ahora marcará otra nueva etapa fuera de las fronteras españolas, donde ya recibe reconocimientos y distinciones que alaban la calidad de sus caldos.

 

IF there is anything that characterizes Bodegas Frutos Villar, it’s the constant development of its activity during the years. Tradition and effort were the basis for a family that began commercialising wine early in the last century. They were successful in the twenties with a new wine from their recently established vineyard called ‘Muruve’. In the following years ‘Bodegas Frutos Villar’ experienced significant growth, which raised awareness of the name beyond the limits of the region. This was a revolution in progress for the wine growing industry of Castilla y Leon, and one of the promoters of this change was Frutos Villar. They established their first vineyard at Toro before the creation of the official demarcation of the wine producing regions or ‘Denominaciones de Origen’. True to their ideals of renewal and expansion they established a second vineyard in Cigales in 1964. Their plans for the diversification of wine production resulted in the founding of Viña Calderona, which today is the leader in this D.O. with a plantation of more than 105 hectares of aged Tempranillo /Tinto Fino vines.
The success both in Cigales and Toro enabled the Frutos Villar family to further consolidate their position as wine makers, with the acquisition of Bodegas Santa Eulalia in Ribera del Duero. Two years later, in 1990, Frutos Villar established themselves in the ‘Denominación de Origen Rueda’. Now, the initial objective of producing wines of different denominations within Castilla y Leon, was a reality. Frutos Villar continue to produce excellent wines at their vineyards which do not belong to any regional D.O. An example is the Don Frutos estate, which produces two notable wines: A fresh, intense and very balanced red, made with cabernet sauvignon and tempranillo varieties, and a white from the blend of verdejo with sauvignon blanc.
At present the Frutos Villar Group controls over 300 hectares of cultivation, divided between Ribera del Duero, Toro, Cigales and Viños de la Tierra. The annual average production is some 3,200,000 kilos. Frutos Villar has evolved in recent years towards a greater percentage of foreign markets sales, which account for 25% of total production. This is not surprising, considering the history and trajectory of this wine group has constantly been linked to expansion. The group’s new objective is to establish themselves beyond national borders, they are already receiving praise and distinctions for the quality of their wines.

 

Castilla y León es vida

No se olvide de...

Enlaces

Alimentación

Nuevos municipios incorporados

Más vistas

Tags

Rutas Turismo Ocio País Vasco Diversión Vino Alegría Navarra relax Vacaciones. Castilla León Localidades Pueblos Paisajes Madrid Playa Senderismo Montaña. Cáceres Rafting Footing. Gastronomía Comida Bebida Vinos Libros Lectura Tranquilidad. Aragón Agua