D.O. RIBERA DEL DUERO

Finca y Bodega Pago de Carraovejas

E-mail Imprimir PDF

images

 

 

El famoso Pago de Carraovejas escribió una nueva página en su historia en el año 1988. Fue entonces cuando un grupo de segovianos, enamorados de la Ribera del Duero, pone en marcha un proyecto para producir su propio vino en Peñafiel. El lugar escogido no fue casual, ya que el Pago de Carraovejas está considerado como uno de los mejores campos para el cultivo de la uva, incluso cuentan los viticultores más veteranos de la zona que sus laderas, al abrigo del castillo, han dado a lo largo de la historia los caldos con más solera de Peñafiel. La fama del pago procede sin duda de su ubicación estratégica, corre a lo largo del valle del Arroyo Botijas, de sus pendientes suaves y prolongadas con una altitud de 750 metros sobre el nivel del mar y de su suelo profundo y bien drenado. Todos estos factores crean las condiciones necesarias para favorecer la aparición de un microclima específico que ha dotado de fama a esta finca. Fama que no pasó desapercibida para un grupo que quería el mejor vino y la mejor tierra.

Uno de los pasos más importantes ya estaba dado, una vez escogida y adquirida la propiedad, el grupo se encaminó hacia el siguiente reto: la plantación de viñedo. Durante tres años se plantaron unas 60 hectáreas de viñedo y en 1991 por fin llegó el fruto de tanto esfuerzo con la primera cosecha. Desde entonces, y con el mismo nombre, se elabora un vino de autor para el que exclusivamente se emplean las uvas cosechadas en el Pago de Carraovejas.

Las variedades de uva que se cultivan en el pago son: Tinta del País, Cabernet Sauvignon y Merlot. Una de las características fundamentales de la Bodega es la autolimitación de la producción de uva mediante labores como podas en verde o aclareos de racimos que se llevan a cabo manualmente. El objetivo no es otro que favorecer la calidad, que se logra también a través de una maduración cuidada hasta el último detalle. Para los procesos de elaboración y crianza únicamente se utiliza el fruto maduro de más calidad. La uva despalillada y sin estrujar es transportada por sistemas de gravedad al depósito de fermentación, mientras que la nave de crianza, enterrada bajo la montaña, alberga una media de 3.000 barricas de roble francés y americano de grano extrafino, especialmente seleccionado para Pago de Carraovejas. El resultado final es un vino de capa alta, característico de Peñafiel, con la riqueza aromática de las variedades de la uva. Sabores elegantes, dóciles y vigorosos de los que anualmente salen al mercado nacional e internacional una media de 750.000 botellas, dependiendo de la añada. Los caldos se distribuyen en Crianza, Reserva, sólo en algunas añadas , y Cuesta de las Liebres, sólo en cosechas excepcionales. Todo u lujo para el paladar que nace gracias al tesón y al amor por el vino y la Ribera de un grupo de emprendedores.


EN 1988, the famous vineyard ‘Pago de Carraovejas’ wrote a new page in its history. When a group of Segovians, enchanted by the area of the Ribera del Duero, launched a project to produce their own wine in Peñafiel.
The choice of the place was not accidental, since the vineyard ‘Pago de Carraovejas’ is considered one of the best terrains for cultivating grapes. According to wine making veterans of the area, its slopes under the shelter of the castle, have given throughout history, traditional wines of the highest pedigree from Peñafiel. The vineyard’s fame, undoubtedly came from its strategic location. It runs along the gently inclined slopes of the ‘Arroyo Botijas’ valley, at an altitude of 750 meters above sea level. The soil is deep and well drained. These factors create the favourable conditions for a specific micro-climate, for which this estate is famous. Fame did not go unnoticed for a group of people that wanted to cultivate the best land and produce the best wines.
Once the property had been identified and purchased, the group approached the next challenge; planting the vineyards. For the next three years they planted some 60 hectares of vineyard. Finally in 1991, they reaped the fruits of their efforts, with the first harvest. Since then, ‘Pago de Carraovejas’ have produce their eponymous wine, made exclusively from grapes harvested on the estate .The grape varieties grown on the estate are; Tinta del Pais, Cabernet Sauvignon and Merlot. A key feature of the vineyard is the auto-limitation of grape production, through horticultural processes such as early pruning or cluster thinning, usually carried out manually. The objective is to promote quality, which is achieved through controlled ageing and attention to the last detail. For the production and ageing process only the best ripe fruit is used. The de-stemmed grapes are not crushed, but transported by gravity feed systems to the fermentation tanks. The wine is aged in warehousing facilities excavated into the mountain. Where some 3,000 barrels of the finest French and American oak, selected specially selected by ‘Pago de Carraovejas’ are stored. The final product is an intensely coloured wine, characteristic of Peñafiel, with the rich aroma of the varieties of grape. The national and international markets are supplied with an average of 750,000 bottles a year, depending on the harvest. The wines are distributed as Crianza and Reserve, only in certain vintages and bottled as ‘Cuesta de Liebres’ in exceptional harvests. These wines are a delight for any palate, achieved by the perseverance, love of wine and love of the Ribera del Duero of a group of entrepreneurs.

 

Castilla y León es vida

No se olvide de...

Enlaces

Alimentación

Nuevos municipios incorporados

Más vistas

Tags

Rutas Turismo Ocio País Vasco Diversión Vino Alegría Navarra relax Vacaciones. Castilla León Localidades Pueblos Paisajes Madrid Playa Senderismo Montaña. Cáceres Rafting Footing. Gastronomía Comida Bebida Vinos Libros Lectura Tranquilidad. Aragón Agua