D.O. RIBERA DEL DUERO

Viñedos y Bodegas García Figuero

E-mail Imprimir PDF

images

 

Desnuda está la tierra” es el título de uno de los poemas de Antonio Machado. Y nada más lejos de la realidad, hasta que la mano del hombre se posa sobre ella para arroparla. Es lo que ocurrió hace varias décadas en La Horra (Burgos), cuando la familia García-Figuero emprendió una laboriosa tarea al abrigo de la experiencia transmitida de generación en generación. El matrimonio compuesto por José María García y Milagros Figuero ha dedicado su vida al cultivo de la viña con el único objetivo de obtener uva de máxima calidad, para ello han mimado cada día más de 53 hectáreas (25 de ellas con 60 años de antigüedad). José María siempre ha tenido claro el suelo a elegir para plantar, la variedad de uva a cultivar -Tempranillo-, la orientación de los viñedos (Norte-Sur) y cómo tratar a la viña, entre otras cosas, realizando una poda corta con el fin de obtener una uva con la baya pequeña, carnosa, de alto contenido polifenólico y equilibrada.

De esta forma, y durante muchos años, se ha creado la base para que en el año 2001 germinara un nuevo proyecto. Con la ayuda de sus tres hijos, Carlos, Henar y Antonio comenzó el matrimonio García-Figuero a elaborar sus primeros vinos. El mayor reto para ellos fue no perder en la bodega el buen hacer que se había conseguido a lo largo del tiempo en las viñas. Hoy puede decirse que el reto más que superado se ha sobrepasado con creces, gracias a caldos que han constituido un hito.

Apoyados por un equipo técnico joven pero de experiencia contrastada, Alicia Vitores y Óscar Rodríguez, crearon una bodega con las últimas tecnologías y los mejores medios al servicio de la producción de grandes vinos, escogiendo la elaboración por gravedad, el sistema de remontado programable y la fermentación controlada, cuyo objetivo es elaborar los vinos de la forma más natural posible. A ello también contribuye la sala de crianza subterránea, donde reposan más de mil barricas con temperaturas entre los 12 los 15 grados. Bodegas García Figuero selecciona las mejores maderas de roble americano y francés, trabajando con maestros toneladores de prestigio que renuevan cada tres años las barricas. El resultado final es un bouquet característico que hace a los vinos de Tinto Figuero inconfundibles.

El fruto de una familia de expertos y pacientes viticultores se traduce a día de hoy en una gran variedad de vinos que en palabras del propio José María “esconden un gran atractivo para sus consumidores”. “Todo nuestro trabajo lleva a que los clientes se conviertan en amantes de nuestro buen hacer y en los mejores representantes de Tinto Figuero, al sentirse orgullosos de compartir el arte vitivinícola cuando disfrutan de nuestros vinos”.

 

Naked is the land” is the title of a poem by Antonio Machado. And nothing further from reality the man’s hand rests on the land to embrace it. This happened decades ago in La Horra (Burgos), when the García-Figueres family began a laborious task, assisted by the experience handed down from generation to generation. A married couple, José María García and Milagros Figuero, have dedicated their life to viticulture, and one objective, to cultivate top-quality grapes. To achieve this, they have meticulously cared for over 53 hectares of vine, nearly half of them over 60 years old. Jose Maria has always been sure about where to plant the vines, the grape variety to cultivate (tempranillo), the orientation of the plantations (North-South) and how to look after the vines, amongst other things. The appropriate pruning techniques are practiced in order to obtain a smaller, fleshier, berry with a high but balanced polyphenol content.
In this way and for many years, they created the basis for a new project that germinated in 2001. With the help of his three sons, Carlos, Henar and Antonio, the García-Figueres family began producing their first wines. The biggest challenge for them was, not to lose in the production process, all they had achieved through cultivation. Today, that challenge has been overcome successfully, due to the elaboration of some notable wines.
They are supported by a young technical team of contrasting experience, Alicia Vitores and Oscar Rodriguez, which created a vineyard serviced by the latest technology, to produce quality wines. They have chosen elaboration by gravity to produce the wine-must, a programmable system of remontage or ‘pumping over’ and controlled fermentation. The aim is to produce wines as naturally as possible.
The ageing process takes place in subterranean cellars containing over a thousand barrels. Here the young wines will lie in ambient temperatures of between 12 to 15 degrees Celsius. Bodegas García Figuero select the best French and American oak for their barrels, which are prepared by master coopers and renewed every three years. The final result is a red wine with a characteristic bouquet, an unmistakable Figuero red wine.
The reward for a family of wine experts and patient viticulturists, today translates into a great variety of wines, that, in the words of Jose Maria “… conceal a great appeal to consumers.” “Through our work, customers become admirers of our savoir faire, and the best representations of Figuero red wine. We feel proud to share the art of viticulture when they enjoy our wines.”

 

Castilla y León es vida

No se olvide de...

Enlaces

Alimentación

Nuevos municipios incorporados

Más vistas

Tags

Rutas Turismo Ocio País Vasco Diversión Vino Alegría Navarra relax Vacaciones. Castilla León Localidades Pueblos Paisajes Madrid Playa Senderismo Montaña. Cáceres Rafting Footing. Gastronomía Comida Bebida Vinos Libros Lectura Tranquilidad. Aragón Agua