DO VINOS MADRID

Bodegas Nueva Valverde

E-mail Imprimir PDF

ESPLENDOR. A unos 70 kilómetros de Madrid se encuentra la comarca de Villa del Prado, un lugar que se caracteriza por su tradición vinícola y el esplendor que la posicionó como un entorno privilegiado ya desde el siglo XV. Tierra de uva Garnacha y huertas, ha logrado alcanzar a lo largo de los años un nombre que ha prevalecido en el tiempo. Y aquí, en un lugar destacado para los cultivos, se asienta la Finca Tejoneras, cuyas primeras viñas fueron plantadas a mediados del siglo XX con Garnacha Tinta, y en la actualidad la finca está complementada con las mejores variedades foráneas y nacionales. Tejoneras es extensa en tradición, pero también en tamaño, con un total de 350 hectáreas.

En Tejoneras podemos encontrar viñedos de las variedades Garnacha, Cabernet-Sauvignon, Tempranillo, Merlot y Syrah. Además de otros árboles que acompañan a la uva en su proceso de maduración, como son las encinas, los almendros e incluso los olivos. Y es que se trata de una tierra con un suelo pizarroso y granítico, rico en nutrientes y minerales, lo que propicia la fácil adaptación que ha tenido el viñedo a la zona y la calidad que ofrece en sus frutos.

De la tradición y la historia ligada al mundo del vino, la ilusión renovada con la que los propietarios de Nueva Valverde han emprendido el proyecto y de la apuesta por las nuevas tecnologías surgen unos caldos diferentes. Vinos que han sido reconocidos y han llevado el nombre de la Comunidad de Madrid a cotas que no podrían haberse sospechado de no darse todos los condicionantes que reúne Nueva Valverde y la Finca Tejoneras. Con todos estos alicientes nace Tejoneras y 750, unos vinos elegantes, con la personalidad necesaria para conquistar a los paladares más exigentes.

En principio, Bodegas Nueva Valverde se ha fijado como meta crear y consolidar sus dos marcas de vino, con un Tejoneras de Alta Selección y un 750 de Crianza y Reserva, gama que ampliarán en los próximos años con el Gran Reserva Especial. El motivo de no aumentar sus marcas no es otro que la calidad. Nueva Valverde quiere afianzar unos caldos que prometen tener un futuro en los mercados nacionales e internacionales y hasta que no consigan su propósito sólo Tejoneras y 750 serán la referencia para la bodega.

Los primeros pasos hacia la internacionalización ya están dados. La bodega comenzó a recoger sus frutos en el difícil mercado del vino en el año 2008, fue entonces cuando empezaron a abrirse las puertas de las ventas en el extranjero. Sólo un año después, en 2009, los vinos de Nueva Valverde atrajeron la atención de un distribuidor de Estados Unidos, con el que suscribieron un contrato de exportación. Tras un periodo de prueba y transcurridos dos años, la bodega elabora 24.000 botellas que se distribuyen ente cientos de puntos de venta repartidos entre Nueva Cork y Nueva Jersey. Una vez conquistado el mercado americano, Europa fue la siguiente asignatura para Nueva Valverde. Alemania, Inglaterra y Suiza fueron algunos de los puntos en los que la bodega buscó un posicionamiento. Un recorrido que completarían otros países de gran tradición en el consumo de vino español, como es el caso de China, Rusia, Japón, México o Canadá.

Nueva Valverde se ha convertido en un lugar en el que los sueños pueden hacerse realidad y todo gracias al esfuerzo de una familia. Fermín Marín, que antes fuera empresario en el sector inmobiliario, impulsó el proyecto ayudado por sus seres más queridos y en especial por su hijo Manuel. “Mi esposa, Ascensión Santos, y yo somos naturales de Fuencarral y nuestros padres tuvieron pequeños viñedos en el antiguo pueblo, que hoy es el mayor distrito en superficie vinícola de Madrid, de ahí que crecimos viendo cómo se hacía el vino casero para uso propio, mientras que el resto de la uva se vendía en la plaza o en el mercado de Tetuán de Las Victorias, entre los años 1945 y 1955”. Hoy son Fermín y Ascensión los que producen uva y vino de la máxima calidad, cambiando Tetuán de Las Victorias por un mercado a nivel mundial.

Bodegas Nueva Valverde

La oportunidad de lanzar su propia bodega y hacer un vino de calidad llegó con la compra de la Finca Tejoneras a Pepín Fernández padre, fundador de Galerías Preciados. Fue el enólogo Mariano García quien aconsejó a la familia Martín sobre la nueva orientación que debía tener la finca y la replantación que iba a tener lugar en ella para obtener los vinos que anhelaban los recientes propietarios.

El enólogo recomendó dejar dos hectáreas de Garnacha, de las 30 que poseía anteriormente la bodega, y replantar otra parte con los mejores clones de buenos viveros franceses cuyas direcciones facilitó. El resultado es que en la finca hay actualmente plantadas 22 hectáreas con las variedades Cabernet-Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Syrah y Garnacha. Se producen entre 40.000 y 50.000 botellas de vino de calidad, y en el futuro se podría llegar hasta 120.000, ya que las instalaciones cuentan con la capacidad necesaria para abordar dicha cifra, aunque según Fermín Martín “no se producirán más de 80.000, porque es prioritario para nosotros mantener la calidad que hemos conseguido hasta el momento”.

El vino Tejoneras Alta Selección está criado en barrica de roble. Es un caldo de unas características muy marcadas, como su color rojo picota intenso, sus aromas tostados, de cacao y afrutados, con cuerpo, largo y redondo en boca.

Por otra parte, está la marca 750, se trata de un vino rojo burdeos con matices violáceos. Cálido y carnoso en boca, tiene una estructura elegante con un final sedoso y persistente. Sin duda, caldos para que el consumidor juzgue por sí mismo, para que los deguste y compruebe que es imposible que un Nueva Valverde decepcione.

 

SPLENDOUR. Some 70 kilometres from Madrid is the region of Villa del Prado, a place that is renowned for its traditional wine production and the splendour of its privileged surroundings since the XV century. This land of Garnacha grapes and orchards, has over the years earned a name that has prevailed throughout time. And here, in an outstanding place for cultivation, is Finca Tejoneras. Whose first Garnacha vines were planted in the middle of the XX century, and are currently complemented with the best foreign and national varieties. Finca Tejoneras, extensive in tradition and also in size, covering a total of 350 hectares.

The varieties Garnacha, Cabernet-Sauvignon, Tempranillo, Merlot and Syrah can be found in Tejoneras. Along with oak, almond and also olive trees, that accompany the grape in its process of ripening. The shale, granite soil is rich in nutrients and minerals which is why the vines have adapted so well to the area and offered such quality fruits. The traditional and historic association with the world of wines, the renewed illusion of the owners of Nueva Valverde, who began this project, and the use of the latest technologies have resulted in distinctive wines. Wines that have been acknowledged and have taken the name of the Comunidad de Madrid to unimaginable heights. None of which would be possible were it not for the conditioning factors offered by Nueva Valverde and the Finca Tejoneras, which permit the creation of Tejoneras and 750. Both are elegant wines with sufficient personality to conquer the most discerning palates.

In the beginning, Bodegas Nueva Valverde had as its objective, the creation and consolidation of its two brands of wine, Tejoneras de Alta Selecion and 750, the latter as either a crianza or reserve wine. A range that would be extended in the future with a special Gran Reserva. The reason for not increasing the number of brands is none other than to maintain quality. Nueva Valverde wants to concentrate on the wines with a promising future in national and international markets, and until they achieve their objectives only Tejoneras and 750 will be the vineyard’s representatives.

The first steps towards internationalization have already been taken. In 2008, the vineyard reaped benefits in a difficult year for the wine industry. That was when foreign markets began opening their doors to them. Only a year later, in 2009, Nueva Valverde wines were brought to the attention of a distributor in the United States, with whom they signed an export contract. After a two year trial period, the vineyard produces 24,000 bottles for distribution amongst hundreds of stores throughout New York and New Jersey. Once North American was conquered, the next objective for Nueva Valverde was Europe. Germany, England and Switzerland were some of the places where the vineyard tried to carve a niche for itself. Other countries with a tradition for consuming Spanish wines, such as China, Russia, Japan. Mexico or Canada, will complete the list of conquests.

Nueva Valverde has become a place where dreams come true, and its all due to the efforts of the family. Before becoming an estate agent, Fermin Marin began the project with the help of his loved ones, particularly his son Manuel. “My wife, Ascension Santos, and I are from Fuencarral and our parents owned small vineyards in the old village, that today is the largest wine growing area of Madrid. Here we grew up watching how people made wine for their own use, while the rest of the grapes they sold in village square or the Tetuan de Las Victorias market, between 1945 and 1955”. Nowadays, Ascension and their son Fermin, produce grapes and wines of the highest quality, having changed the market of Tetuan de Las Victorias for an international one.

Bodegas Nueva Valverde

The opportunity to start their own vineyard and produce a quality wine came with the purchase of Finca Tejoneras from Pepin Fernandez senior, founder of the Galerias Preciados chain. The oenologist Mariano Garcia advised the Martin family on the new orientation the estate required and the necessary re-plantation that should take place, to obtain the wines the new owners desired.

The oenologist recommended keeping only two of the thirty hectares of Garnacha the vineyard previously possessed, and re-planting the remainder with the best clones from good French nurseries, whose addresses he provided. The result is, that on the estate there are currently 22 hectares planted with Cabernet-Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Syrah and Garnacha varieties of grape. They produce between 40,000 and 50,000 bottles of quality wine, and could reach 120,000 in the future, since the installations have the necessary capacity to cope with that figure. Although, according to Fermin Martin “No more than 80,000 will be produced, because the priority for us is to maintain the quality we have achieved so far”.

Tejoneras Alta Seleccion wine is aged in oak barrels. It’s a wine of marked characteristics, such as, an intense cherry red colour, toasted aromas of cocoa and fruits, a wine with body that is long and complete in the mouth.

On the other hand, the brand 750, is a burgundy red wine with violet hues. A high alcohol level, consistent in the mouth, elegantly structured with a silky and persistent end. Without a doubt, wines for the consumer to try and judge for themselves. And discover that it is impossible to be disappointed by a Nueva Valverde wine.

 

 

Personalidades del Vino


Castilla y León es vida

No se olvide de...

Enlaces

Alimentación

Nuevos municipios incorporados

Más vistas

Tags

Rutas Turismo Ocio País Vasco Diversión Vino Alegría Navarra relax Vacaciones. Castilla León Localidades Pueblos Paisajes Madrid Playa Senderismo Montaña. Cáceres Rafting Footing. Gastronomía Comida Bebida Vinos Libros Lectura Tranquilidad. Aragón Agua