Denominación de Origen Arlanza

E-mail Imprimir PDF

La tradición vitivinícola en la comarca del Arlanza se remonta al siglo X, del que se conservan reseñas históricas de la existencia de viñedos en manos de los monasterios. En el siglo XII, el monasterio de Santa María de Bujedo de Juarros adquirió viñedos en la Ribera del Arlanza y del Duero para su abastecimiento, completándolos con viñedos en Quintanilla del Agua.

Según fray Valentín: “todas las poblaciones comprendidas entre el Arlanzón y el Arlanza destinaron algunos de sus pagos a viñas... La familia condal gozaba de viñas y los monjes del Arlanza las mimaban en la zona de Lerma, especialmente en el priorato de Santa Inés. Covarrubias alaba sus propios caldos, y la abadesa reclama a cada vecino de su fuero, un pozal de vino”.

A principios del siglo XX apareció la filoxera, lo que obligó al arranque de la totalidad del viñedo existente y a su replantación. En el año 1920 la reestructuración se había completado.

Hasta la mitad del siglo XX, el viñedo fue parte importante de todas las explotaciones existentes en la comarca. A partir de los años 50 de nuestro siglo, se produjo un fuerte éxodo rural en la Comarca del Arlanza (al igual que en otras zonas) debido a la gran expansión industrial que demandaba abundante mano de obra. Esta fue absorbida de las zonas agrarias que no podían competir con los suelos ni las condiciones de vida de las áreas industriales.

Esta falta de mano de obra, unida a la estructura de los viñedos, que en su mayoría estaba formada por parcelas muy pequeñas, marcos de plantación que imposibilitaban la utilización de maquinaria, variedades dispares y poco adaptadas, etc. obligó al abandono paulatino de los mismos, a la vez que hizo que los agricultores fueran pasándose al cultivo del cereal, mucho más protegido en aquella época.

En 1995 un grupo de entusiastas del vino deciden realizar las acciones necesarias para recuperar la tradición vitivinícola del Arlanza. Sus esfuerzos se ven recompensados con el reconocimiento por parte de la Junta de Castilla y León de la mención “Vino de la Tierra Ribera del Arlanza”.

A partir de ese momento se comienza a trabajar para recuperar el esplendor del sector vitivinícola de la zona. Para ello se controlan las producciones y elaboraciones a la vez que se dan a conocer los productos elaborados bajo el sello de protección.

Fruto del trabajo bien hecho y de un reconocimiento creciente por parte del consumidor en el año 2007 se obtiene el reconocimiento de la Denominación de Origen Arlanza.

En la actualidad, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arlanza tiene dos funciones principales. Por un lado la promoción genérica de los vinos que se elaboran amparados por esta protección. Esta función se desempeña mediante presentaciones, participación en certámenes feriales y actos promocionales puntuales. El fin de estas actuaciones no es otro que dar a conocer las singularidades y excelencias de los vinos aquí elaborados. Por otro lado está la labor de control y certificación. Esta es realizada por un órgano de control adscrito al Consejo Regulador. Su misión es la de comprobar el cumplimiento de los requisitos establecidos en el Reglamento. Los operadores objeto de control son los viticultores inscritos en el correspondiente registro de viñedos y las bodegas también inscritas en su registro.

 

The tradition of wine in the region of Arlanza goes back to the X century, with historical accounts of vineyards in the hands of the monasteries. In the XII century, the monastery of Santa Maria de Bejudo de Juarros acquired vineyards in the Ribera del Arlanza and del Duero for its own supply of wine, and later added the vineyards in Quintanilla delAgua.

According to Brother Valentin: “All the populations between Arlanzón and Arlanza dedicated some of their lands to vines ... The family of a local count owned the vineyards, and the monks of Arlanza looked after them in the area of Lerma. Particularly in the priory of Santa Inés. In Covarrubias they praised their own wines, and the abbess claimed a pail of wine from each neighbouring inhabitant.”

In the early twentieth century came the phylloxera, which forced the start of the entire vineyard and replanting. In 1920 the restructuring was completed.

Until the middle of the XX century, wine was an important part of the region’s exportations. As from the middle of our century, the region of Arlanza suffered a significant rural exodus (as did other areas), due to industrial expansion and the demand for workers. The agricultural areas suffered, since they could not compete with the wages or the quality of life in the industrialised areas.

The shortage of workers, together with the organisation of the vineyards, which usually consisted of relatively small plots and plantations, which made the use of machinery impossible. As well as irregular and unsuitable varieties of grape etc. accelerate their demise, and obliged farmers to begin cultivating cereal crops, which offered better protection in that period.

In 1955 a group of wine enthusiasts decided to begin the necessary actions to recover the tradition of wine in Arlanza. Their efforts were compensated by the recognition of the local government of Castilla and Leon, granting the right to use the appellation “Vino de la Tierra Ribera del Arlanza”.

From that moment, they began working to recuperate the splendour of the wine sector of the area. To this end, they control both production and processes, and at the same time promote the products made under this seal of protection.

As a result of their efforts, and the growing recognition of consumers, they obtained the recognition of the Designation of Origin Arlanza in 2007.

Currently, the governing council of the Denominación de Origen Arlanza perform two principal functions. On the one hand, the generic promotion of the wines made under their auspices. They perform this function through presentations, participations in trade shows and specific promotional acts. The purpose behind these acts is nothing more than to promote the singularities and excellence of the wines produced here. On the other hand, is the work of control and certification. This is carried out by a control organism attached to the Regulating Council. Their mission is to monitor the compliance of the requisites established by the Regulation. The objective of these controls are the vine-growers enrolled in the corresponding register of vineyards, and the wineries enrolled in their register.

 

Personalidades del Vino


Castilla y León es vida

No se olvide de...

Enlaces

Alimentación

Nuevos municipios incorporados

Más vistas

Tags

Rutas Turismo Ocio País Vasco Diversión Vino Alegría Navarra relax Vacaciones. Castilla León Localidades Pueblos Paisajes Madrid Playa Senderismo Montaña. Cáceres Rafting Footing. Gastronomía Comida Bebida Vinos Libros Lectura Tranquilidad. Aragón Agua